Análisis Objetivos Sigma Gama Contemporary

La gama Contemporary de Sigma viene a ser en el actual concepto de la marca, una opción algo más barata y asequible que la mítica y afamada serie Sigma Art, tan deseada y usada por fotógrafos de diferente índole y condición. No obstante, esta gama Contemporary es la elegida por la marca para “vestir” a las mirrorless APS-C de Sony. Su rendimiento, lejos de ser solo aceptable, hace dar un paso de gigante a quien se acerca a ella con un cuerpo Sony APS-C en sus manos. Tres son los modelos clave, que harán las delicias de quien los use. Vamos a verlos.

Diseño Objetivos Contemporary

Sigma ha querido cubrir un amplio rango de uso con sus tres lentes para monturas “e” de Sony. Si me preguntáis, casi os diría que los tres son objetivos imprescindibles para el equipo con un cuerpo Sony APS-C. En líneas generales, su homogeneidad de acabados es excelente, con un aspecto y un tacto muy “premium” y una elegancia fuera de toda duda. Su acabado en negro mate, metálico, sobrio, con la “c” que define a la gama en el tercio superior del objetivo, los hace reconocibles y muy atractivos montados en la cámara.

 

Sigma Contemporary 16mm f/1.4

Como sus hermanos, este 16mm goza de una espléndida apertura f/1.4, en la cual trabaja sin prejuicios dando un gran resultado en cuanto a nitidez desde su máxima apertura. Teniendo un gran angular, la deformación de la imagen es mínima en los bordes, y aún con una distancia focal tan reducida, la extrema apertura nos permite jugar con desenfoques muy interesantes si nos acercamos lo suficiente al objeto que pretendemos fotografiar. O por otro lado, aprovechar la poca luz que nos brinde alguna escena al ocaso o nocturna.

El objetivo tiene una estructura de 16 elementos en 13 grupos, con una innegable calidad óptica y un reducido nivel de aberraciones cromáticas.

Por ponerle una pega, este es el más “armatoste” de los tres objetivos de la gama. Haciendo a las APS-C de Sony, excesivamente “cabezonas”. Su cuerpo está sellado contra polvo y salpicaduras.

sigma contemporary 16mm f:1.4

Sigma Contemporary 30mm f/1.4

Fue el primero que Sigma sacó a la luz, y posiblemente porque es el más versátil de los tres. Si el 16mm ha caído en las manos de este que os escribe, el 30mm es uno de mis objetivos de cabecera. Lo he usado hasta la saciedad, y su calidad óptica es innegable y sorprendente. Su versatilidad (esos 30mm que equivalen a unos 45mm en Full Frame) lo hacen válido para casi todo. Y es un objetivo para montar y no quitar en meses. Os aseguro que me ha bastado y sobrado para cubrir un viaje entero, para realizar fotos de retrato maravillosas y para crear efectos increíbles en foto de producto gracias a ese f/1.4, que hace que consigamos un bokeh impresionante tanto en retrato como en cualquier situación que lo necesitemos.

Su tamaño es más comedido que el 16mm, lo cual lo hace más equilibrado montado en la cámara, y su comportamiento en video también es digno de mención. No puedo decir casi nada malo de esta espectacular óptica, que hoy día, considero la mejor para la gama APS-C de Sony.

Formado por 9 elementos en 7 grupos, un elemento asférico, un elemento asférico doble y un elemento con alto índice de refracción entre otros. Lo que ayuda a minimizar las aberraciones cromáticas, los reflejos y las luces parásitas. Además, su diafragma creado por 9 láminas, crea un desenfoque maravilloso.

Si buscas un todo en uno, y quieres empezar a experimentar con ópticas fijas, este es tu objetivo.

sigma contemporary 30mm f:1.4

Sigma Contemporary 56mm f/1.4

El último en llegar a la familia, pero no menos importante por ello. El objetivo definitivo para las APS-C de Sony si quieres tener una óptica enfocada para el retrato (sus 84mm en Full Frame lo hacen ideal para este cometido). Su distancia focal es ideal para el retrato y con su f/1.4, el bokeh es una maravilla. Nítido, preciso en el enfoque, y más ligero y pequeño que sus hermanos. La evolución de la gama Contemporary, cuyos principios hablan de objetivos ligeros y pequeños, parece que ha sido positiva, teniendo en este caso una lente que parece un juguete, y que funciona como un reloj. Disparar con él a nuestro modelo es un auténtico placer, y los resultados, una maravilla. Sin duda un imprescindible para los retratistas.

sigma 56mm f:1.4

Conclusiones

Así es la gama Contemporary de Sigma. Tres joyas muy bien calibradas, y con las que se pueden hacer casi todos los trabajos imaginables por la gran variedad de distancias focales que abarcan. A esta gama, que le auguro gran recorrido, solo le falta algo, que encarecería el producto pero que sería muy recomendable sobre todo en el 56mm, y es un estabilizador incorporado. Si tenéis una Sony a6400, una Sony a6300 o inferior, tenedlo en cuenta.

No te pierdas el Análisis Completo del Objetivo Sony Zeiss 16-35mm

Compra ahora la serie Contemporary de Sigma con las mejores ofertas

4 COMENTARIOS

    • Saludos. A ver… Sinceramente depende de tus planes de futuro. Este Sigma es ESPECTACULAR. lo tengo desde hace un par de semanas y me encanta. Si tu intención es cambiar a FF Tu cuerpo, igual la inversión para el Zeiss sea una buena idea. Si no, yo me quedaba con el Sigma.

  1. Poseo el 30mm gracias a sus reseñas en los videos y aquí veo plasmado el mismo concepto. Pues en lo poco que lo he utilizado en verdad es una maravilla en versatilidad; que si incluso le prestas tu cámara a alguien para que juguetee un rato, se queda impresionado y cómodo al utilizarlo. Es para tenerlo montado y no sacarlo 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí